Vaiana

Vaiana

Ésta es, sin duda, la película que más me ha gustado hasta la fecha de la factoría Disney.

La historia se sitúa en una isla del Pacífico en donde vive una tribu de una manera autosuficiente gracias a los recursos que les proporciona la naturaleza hasta que, un día, la tierra deja de ser fértil y deja de producir alimento y los pescadores tampoco consiguen encontrar más peces en el mar (y eso que están en medio del océano…).

Cuenta la leyenda que hace muchos años, un semidiós llamado Maui le quitó el corazón a Tefiti, quien representa a la madre naturaleza pero, otro ser maligno también lo ansiaba (Te Ka) y comenzó a destruir toda tierra fértil que encontraba a su paso, hasta llegar a la isla de Motu Nui  en donde vive Vaiana y su familia.

Vaiana es la hija del jefe de la tribu y debe actuar como tal y cuidar de su pueblo. Sin embargo, ella siente el deseo de salir de la isla y surcar el Océano. Entiende que tiene una responsabilidad con su pueblo, pero también necesita aventura y no ve problema en dedicarse a las dos cosas. En cambio, su padre piensa lo contrario y no le deja salir de la isla ya que él, cuando era joven, también era navegante y en una travesía perdió a mucha gente de su pueblo por culpa de una tormenta y ahora, tiene mucho miedo de que le pase lo mismo a su hija.

Cuando toda la tierra del poblado comienza a dejar de producir, Vaiana ve su oportunidad para realizar su sueño y decide navegar con el corazón de Tefiki (que el mar le trae hasta la orilla) y devolverlo para que todo vuelva a ser como antes. Para ello necesitará la ayuda del semidiós Maui (quien robó el corazón).

Los dos se embarcarán en una aventura en donde cada uno se encuentra a sí mismo cuando salen a relucir sus miedos y deciden afrontarlos para superarlos.

No quiero desvelar el final de la película pero en ella se intenta enseñar lo que es el perdón, a ser empático, a que las cosas no siempre son lo que parece, y que hay saber cuidar y proteger todo el entorno que nos rodea.

Hay varios puntos que se reflejan en la película que me gustaría destacar: por ejemplo, Vaiana, es la hija del jefe de la tribu, es decir, una princesa, pero ella no siente que lo sea ni le gusta que se lo llamen. Para ella, la palabra princesa tiene una connotación negativa. Princesa es alguien débil y ella no lo es.

También en la película, Vaiana tiene una gran y larga melena oscura pero, cuando hay que “ponerse en faena”, no dude en hacerse un moño para estar bien cómoda (ya está bien de andar siempre perfectamente peinada hasta para fregar…)

Físicamente, la protagonista no responde a un canon de belleza al que nos tiene acostumbrados Disney. Vaiana es más bien bajita, de piel oscura (indígena), ancha de caderas y de cuerpo (tobillos y brazos). Aun así, es fuerte, decidida y valiente, y, después de ver la película, todas las niñas desean ser como ella, y se ponen a analizar su cuerpo. Para ellas es preciosa y la admiran.

Tampoco aparece ningún príncipe (ni falta que hace). Vaiana no piensa en ningún momento en romances. Lo importante para ella es seguir su corazón y su instinto.

La banda sonora también es genial y las canciones, muy pegadizas (por casa siempre las estamos tarareando o cantando…)

Curiosiad: El nombre de “Vaiana” solo es para la película en Europa. En el resto del mundo se llama Moana. Sin embargo, en Europa, éste nombre es una marca registrada por lo que no pudieron ponerle el mismo nombre en la versión europea.