Tres en raya y Memory gigante

Tres en raya y Memory gigante

Durante esta época de frío y como nos toca estar muchas tardes en casa, aparte de manualidades caseras y recetas de cocina, aprovechamos a enseñarles a los niños a jugar a juegos de mesa para potenciar su concentración y aguantar durante un rato sentados y tranquilos. Noel es aún demasiado pequeño así que para él es casi imposible y acaba tirando todas las fichas, cartas y cualquier cosa que tenga gravedad y pueda hacer ruido rebotando contra algún cuerpo, masa o materia…; pero Nora sí que ya aprecia estos momentos de tranquilidad en donde tiene que pensar y razonar un poco.

Cuando estamos todos juntos, preferimos algún juego de mesa sencillo para que Noel también pueda interactuar.

Hace unos días, aprovechando que el sol apareció, al salir del colegio hicimos una escapada al campo durante un rato y jugamos a dos juegos muy sencillos mientras respirábamos aire puro:

El primer juego es el Tres en raya. Es uno de los juegos más sencillos que hay pero quisimos hacerlo casero y natural utilizando piedras y ceras de colores. Primero buscamos piedras de tamaño similar y que fueran planas para poderlas pintar bien. Luego, los niños fueron haciendo las formas de la Cruz y el Círculo (tuvimos que hacer varias pruebas hasta que salieron 3 bien de cada…) y luego ya estuvimos un buen rato jugando.

Cuando ya nos cansamos, de casa trajimos el Memory más sencillo de hacer del mundo pero que nos dio más juego de todos.

 

 

Se trata de unas hojas en DINA 4 con 2 dibujos iguales de cada tipo impresos de ordenador y que ponemos hacia abajo para luego intentar adivinar cada una de las parejas. Después, los niños utilizaron las hojas para más juegos que inventaron en el momento.

 

 

Una buena tarde de diversión con la creación de juegos bien sencillos.