Ruta de los puentes (Jarandilla de la Vera, Cáceres)

Ruta de los puentes (Jarandilla de la Vera, Cáceres)

Durante este verano, hemos conocido más a fondo la zona de La Vera, una zona que nos tiene enamorados y con la cual tenemos un vinculo muy especial. Aun así, cada verano conocemos cosas nuevas de sus pueblos y gentes además de rutas de senderismo mágicas.

Al ir con los niños, siempre intentamos ponernos un máximo de 6km por ruta para andar e intentamos rutas circulares ya que, a pesar de ser nuestros hijos unos aventureros,  aún son bastante pequeños.

En este Post os recomiendo una ruta genial para hacer en familia en Jarandilla de la Vera: La Ruta de los puentes. Una ruta fácil de 4.9 km, circular y con un charco o garganta, además de un río para refrescaros, para que los niños disfruten y que iréis encontrando durante el camino.

Información:

Recorrido Circular

4.9km

Fácil

1 charco o garganta o fuente

1 río

Ruta bien señalizada con postes (que incluyen código QR para escanear y ver las señalizaciones en el móvil) y marcas de pintura verde y blanca.

 

Recomendaciones:

-Si vais en primavera, verano o incluso al inicio del otoño, llevad bañador, una pequeña toalla y escarpines o cangrejeras.

-Gorras y protección solar

-Agua fresca

 

Para comenzar la ruta, en el pueblo de Jarandilla nos dirigimos a la calle Vínculo en donde un gran cartel anunciaba el incio de la ruta. A partir de ahí comenzamos a salir del pueblo por un camino en donde encontramos fincas con árboles frutales.

Seguimos ese camino (arenoso y con piedrecitas) hasta que llega un momento en el que se ensanchaba en dos bifurcaciones. Entonces, tomamos el camino de la derecha (las casas quedan a nuestra izquierda) y el camino comenzó a ser de piedras grandes. Continuamos hasta llegar al Puente Parral.

Cruzamos el puente y es ahí donde encontramos un charco/garganta genial para bañarnos si es primavera o verano. El agua está muy fría pero sales renovado de un baño en sus aguas. Hay un trozo de orilla en donde los niños pudieron jugar y, si querían, solo mojarse los pies o las piernas. Los nuestros pasaron un rato genial de baño y juegos.

También, se puede aprovechar para comer y beber un poco. Nosotros, aprovechamos ese trozo para hacer el pícnic con la comida que llevábamos.

Después de este parón para refrescarnos y coger fuerzas encontramos un poste señalizando por donde seguía la ruta (la verdad es que està muy bien señalizada y es casi imposible perderse). Pasamos el cruce y tomamos el camino de la derecha de va de subida (la Ruta del Emperador quedaba a nuestra izquierda).

Durante esta pista que tomamos a la derecha puede pasar algún coche de vez en cuando y a nuestra izquierda y derecha quedaban bosques de robles y algunas fincas. A pesar de que a los lados sea zona boscosa, la pista no tiene zona de sombras por lo que, en ese trozo es importante que los peques lleven gorra o sombrero e hidratarlos bien.

Las vistas del Guijo de Santa Bárbara y todo el Valle que pudimos ver en ese momento eran una maravilla.

Pronto, encontramos una carretera, la cruzamos y nos adentramos por un sendero que ya atravesaba el bosque de robles hasta llegar a un trozo de camino ancho que seguimos. Aquí a parte de encontrar las señales blancas y verdes de nuestra ruta, vimos las señales blancas y amarillas de la ruta del Emperador ya que hay un pequeño trozo en donde confluyen las dos rutas.

Continuamos el camino ya de bajada (nos dimos cuenta que ya íbamos dando la vuelta hacia la entrada de Jarandilla) y encontramos otro Puente llamado Puente de Palo y un río debajo.

Nosotros decidimos bajar a bañarnos y que los niños descansaran y jugaran un poco. La bajada al río es de piedras por lo que debimos ayudar a los niños e ir con un poco de cuidado.

Tuvimos la suerte que, cuando  nos estábamos bañando, aparició un rebaño de cabras Veratas cruzando entre el Puente y el río y acabamos compartiendo baño con ellas. La cara de nuestros hijos no tenia precio (y las nuestras tampoco…).

Después del último baño, continuamos por el camino y a nuestra derecha quedó un cámping como referencia (separado con una valla).

Finalmente, llegamos a la carretera en donde vimos el cartel de la entrada de Jarandilla de la Vera y ya entramos en el pueblo. Hay que pasar un trozo de carretera y el Parador de turismo quedó a nuestra izquierda.

Y así acabó nuestra aventura: En una terraza tomando un helado como recompensa.

Si vais por la zona, ésta es una ruta genial para hacer en un día y disfrutar de la naturaleza.

¡¡100% Recomendable!!!