Reserva Africana de Sigean (Francia)

Reserva Africana de Sigean (Francia)

Otra de nuestras paradas de nuestro viaje por el Sur de Francia fue la Reserva Africana de Sigean.

Ya hacía tiempo que tenía ganas de ir. Hace algunos años, cuando aún no teníamos a los niños, estuvimos en un Safarí por Kenya y nos enamoramos del entorno y del país.

Como aún los niños son pequeños y económicamente tampoco es un viaje muy barato y asequible, queríamos buscar una opción que se le asemejase para que ellos pudieran ver a animales salvajes en “libertad”.

No somos nada fans de los Zoos y sus jaulas pero queremos que nuestros hijos conozcan cómo viven los animales en su hábitat natural. Esta reserva se asemeja bastante a la idea que teníamos y salimos muy satisfechos de allí.

Debo decir que esta “naturalidad” es una realidad un poco fingida y los animales tienen sus horarios de comida, por ejemplo. Sin embargo, el espacio es muy amplio y los animales pueden “campar a sus anchas” e ir por donde les apetezca. Los niños alucinaron con todos los animales que veían y, desde entonces, mi hija mayor no para de recordar lo mucho que le gustó este viaje.

Las entradas del parque las compré anticipadamente por la web oficial de la reserva ya que había una oferta y nos salió más barato. Pensé que me las enviarían por email en PDF pero lo hicieron por correo postal. Tardaron unos 4-5 días en llegar así que, si queréis hacerlo por Internet, intentad que sea con un poco de anticipación.
Con las entradas, también nos llegaron los folletos de la reserva con toda la información. Igualmente, todo está muy bien explicado en la web (también disponible en español).

La reserva se divide en dos partes:
La primera, es una ruta en tu propio coche que dura una hora aproximadamente donde pasamos por un camino y, a cada lado están los animales. Hay diferentes secciones divididas por vallas para separar a los animales herbívoros de los más salvajes y depredadores.
Fue muy emocionante para los niños poder ver jirafas, cebras, gacelas, rinocerontes y leones en libertad y en un hábitat natural y salvaje. Para ellos fue como estar en medio de África.

En cuanto a la segunda parte del parque, ésta se hace a pie. La mayor parte se puede recorrer con carrito de bebé aunque nosotros preferimos llevarnos la mochila portabebés por si había alguna zona de difícil acceso.  Es aquí donde encontramos a los animales más pequeños pero cada uno cuenta con una zona muy amplia de movimiento. La parte que más nos gustó es la del estanque donde viven flamencos, gaviotas, cigüeñas o pelícanos. Todo un paraíso para las aves.

También hay horarios de comidas en donde los visitantes pueden ver cómo se alimentan los guepardos, lycaones o Oryx, entre otros.

El parque cuenta con zonas de picnic y varios restaurantes y bares por si no nos llevamos la comida.

En nuestro caso, intentamos ahorrar un poco y nos llevamos nuestra cesta.

Para los más pequeños hay un espacio de mini granja donde se puede pasear los niños entre cabritas.

 

A la hora de marcharnos del parque, decidimos hacer otra vez la parte en coche y volver a ver a los leones, osos tibetanos, cebras, facóqueros y jirafas (el parque cierra a las 17hrs).

Por si estáis interesados, toda la información se encuentra en su web:

CONTACTO

www.reserveafricainesigean.fr/es/

Teléfono: +33 468 48 20 20

Fax : +33 468 48 80 85

Email : ra.sigean@wanadoo.fr

Dirección:

RD 6009 – 19 ch. Hameau du lac

11130 SIGEAN – Francia