Parque de los pinos en Plasencia

Parque de los pinos en Plasencia

Durante este verano hemos podido estar una mañana en el Parque de los pinos de Plasencia (Cáceres), también conocido como el parque de los pavos reales ya que esta especie de ave campa a sus anchas sin miedo alguno a los visitantes. Fue una mañana donde los niños corrieron libres por su extensión de 53.900 m2 entre «mucho verde».

Se trata de un parque muy preparado para las aves. Hace algunos años quisieron acondicionarlo como núcleo zoológico pero finalmente el proyecto no salió adelante (menos mal). Ahora no solo cuentan con pavos reales, también un estanque con patos cubre parte del territorio y muchas más aves como garzas o cigüeñas van de un árbol a otro gracias a los grandes comederos-casa que les tienen preparados para ellos.

Al llegar a la zona de estanque pudimos comprobar la cantidad de patitos bebés que habían por lo que entendimos que en este hábitat se sienten seguros, tranquilos, sin nadie que les moleste como para poder criar.

La vegetación del parque es propiamente mediterránea, con pinos, encinas o alcornoques.

Al inicio del parque hay una propuesta en una placa, de juego de pistas  donde se debe encontrar una frase secreta. Cada una de pistas está situada en las 15 fichas botánicas explicativas que se encuentran en el Parque de los pinos. Sin embargo, fue una pena el estado de alguna de las placas y nos fue imposible conseguir todas las pistas. Esperemos que se pongan a ello porque para los niños es un gran aliciente para recorrer todo el parque y aprender también sobre su vegetación.

En cuanto a las instalaciones, el Parque de los pinos cuenta con dos grandes zonas para hacer pícnic: una en la mitad del parque situada en el lado de la izquierda y compuesta por mesas y bancos de piedra; y la otra al final del parque. Ésta está formada por mesas y bancos de madera. En esa misma parte está también la zona lúdica infantil y una caseta de obra donde se sitúan los servicios.

Si decidís llevar comida para hacer pícnic, sabed que los pavos reales serán vuestros fans y os seguirán mientras tengáis comida «entre manos». No son agresivos pero no os quitarán el ojo por si les cae algo para ellos.

También si habéis olvidado el agua, sabed que contáis con varias fuentes de piedra donde el agua sale «a chorro» lo que para los más peques será mucho más sencillo para beber. Además, les encantará ver que el  agua sale de la boca de una rana.

En la mitad aproximadamente del parque encontramos un puente de madera que cruza de un lado al otro aunque debajo no hay agua y los nuestros prefieron cruzarlo saltando entre las piedras. También hay una estructura muy llamativa circular (tipo gazebo) con otra fuente.

En cuanto a la accesibilidad, es posible acceder con cochecito de bebé por la mayoría de los caminos que hay, sin embargo, algunos tienen piedras y se hace algo más difícil.

Así que si alguna vez pasáis por Plasencia en Cáceres, el parque de los Pinos es una buena opción de paseo para disfrutar de la naturaleza dentro de una ciudad.

Parque de los Pinos:

Dirección: Avda. de la Hispanidad, S/N

10600 Plasencia (Cáceres)

Anaís Mamma Bear