Pantano de Vallvidrera

Pantano de Vallvidrera

Si buscáis una excursión fácil y muy cerca de Barcelona, el Pantano de Vallvidrera es una muy buena opción para una mañana o tarde.

Nosotros aprovechamos una mañana de domingo. Justo acababa de comenzar la primavera pero el día anterior cayó el “diluvio universal”  por lo que el paisaje fue más bien otoñal y las hojas de los árboles, aún mojadas de la lluvia, crearon un entorno más mágico aún.

Al comenzar la ruta, en Vallvidrera, se puede dejar el coche aparcado en la zona o incluso subir con los Ferrocarriles Catalanes hasta la parada  “Baixador de Vallvidrera”. A partir de ahí, y casi apareciendo de la nada, nos encontramos unas escaleras que comienzan a bajar y la zona urbana por la que hemos comenzado se convierte en un sotobosque precioso rodeado de pinos, encinas y vegetación mediterránea dentro de la sierra de Collserola.

Como he dicho anteriormente, se trata de una ruta muy  fácil de unos 30 minutos (si no os paráis constantemente como nosotros…) pero no se puede hacer con carrito. Cuenta con muchas escaleras y hay algún trozo de piedras y rocas.

Para poder hacer la ruta, primero buscamos información del lugar y, hasta llegar al pantano, se pasan por diversos puntos de referencia para saber que vamos por buen camino (aunque la ruta es muy fácil de seguir) En cuanto a los niños, éstos fueron puntos de búsqueda en el camino.

  1. Fuente de Sant Ramón
  2. Iglesia Santa María de Vallvidrera
  3. Mina Grott
  4. Casa del Guarda y zona de picnic
  5. Pantano de Vallvidrera

Justo en la zona de la Casa del guarda hay una explanada con mesas de picnic en donde aprovechamos para comer y los niños pudieron jugar a varios juegos al aire libre sin peligro.

Después ya se encuentra el Pantano con un puente tipo mirador en donde nuestros pequeños jugaron a hacer de exploradores en busca de peces y ranas.

Una buena excursión en familia para disfrutar del paisaje y la vegetación de la zona.