Museo de las miniaturas del profesor Max (en Brihuega)

Museo de las miniaturas del profesor Max  (en Brihuega)

Durante este octubre pasado, hicimos una ruta de dos semanas por diferentes pueblos de España y hoy os traigo un imprescindible museo familiar en la provincia de Guadalajara, concretamente en el pueblo de Brihuega. Se trata de un pueblo señorial de unos 2.300 habitantes rodeado por campos de lavanda que en julio tiñen de violeta todo el paisaje. Además de visitar sus campos, el Museo de miniaturas del profesor Max  es un imprescindible si os encontráis en esa población.

¿Pero quien era el profesor Max? Pues su historia se la contamos a nuestros niños justo antes de entrar al museo que se encuentra en un antiguo convento franciscano (y así darle más emoción al lugar que iban a visitar). El profesor Max era un famoso hipnotista y telepatista natural de Brihuega (su nombre real era Juan Elegido Millán) y durante toda su vida viajó por todo el mundo ejerciendo esta profesión. A través de sus viajes comenzó a coleccionar miniaturas y alcanzó a tener unas 30.000 piezas de colección. En 1972 abrió su primer museo de miniaturas en Mijas (Málaga) y a su muerte, su hermana inauguró otro museo en la provincia de Alicante. Finalmente, decidierón situar el museo en Brihuega, población natal del Profesor Max y desde 2010 nos ofrece una inmensa colección de miniaturas y curiosidades.

Mientras vamos hacia nuestro destino observamos carteles en el pueblo anunciando las curiosidades que podemos encontrar en el museo de las miniaturas: La última cena pintada en un grano de arroz, pinturas en la cabeza de un alfiler, un pájaro tallado en un fósforo… Entre muchas ganas y algo de incredulidad llegamos a la puerta del museo que cuenta con una estética clara de hipnosis (algo oscuro, luces de neón, espirales hipnóticas…).  Al entrar y darse cuenta de que vamos con niños, nos reciben con unos pequeños taburetes para que los pequeños puedan subir y llegar a ver todas las obras del museo (algunas deben ser vistas con lupa e incluso microscopio). El personal que nos atiende nos cuenta con mucho mimo las obras, cada detalle y con un vocabulario y tono muy enfocado a los niños, para que no pierdan interés. Los adultos también alucinamos y comprobamos que es cierto todas las curiosidades que habíamos leído que encontraríamos. Casitas de muñecas, colección de zapatos, y hasta 4 récords Guiness. En cuando a las piezas de colección, cada una de ellas se expone con un cartel informativo en 4 idiomas donde explica el origen de la miniatura, la procedencia y alguna curiosidad.  Finalmente nos cuentan que tienen muchas más colecciones que no tienen expuestas y piensan en ampliar así que seguro que si volvemos por la zona, repetiremos en el Museo de Miniaturas de profesor Max.

Recomendación: No os olvidéis antes de iros del pueblo de comprar «flores de lavanda» que son unos dulces tipo rosquillas hechas en infusión de lavanda. ¡Riquísimas!

 

Museo de Miniaturas de Profesor Max

Convento de San José

Plaza de Manu Leguineche 2

Brihuega

19400 Guadalajara

Precio: 6€ por persona

 

Anaís mamma bear