Mandalas con elementos naturales

Mandalas con elementos naturales

Los mandalas son composiciones de diseños que representan armonía y unidad mediante un equilibro de los elementos visuales que lo componen.

Hoy en día se ha puesto muy de moda pintar mandalas como práctica de relajación pero se trata de un método milenario donde los hindús comenzaron a ponerlo en uso con fines espirituales.

En casa, de vez en cuando, los peques pintan mandalas en papel con diferentes colores.

En este caso vamos un poco más allá y en una salida al bosque o campo, os proponemos que los niños hagan su propio mandala con elementos que nos proporcione la naturaleza.

Aprovechamos ramitas de árboles, hojas de diferentes tonalidades, flores frescas de colores, piñas, pequeñas piedras, etc.

En nuestro caso fuimos primero en busca de la «materia prima» (flores y hojas)  incorporándola en un bol donde fuera visible qué paleta de colores iba adquiriendo nuestra búsqueda. Después, en un lugar liso y soleado, se sentarán los niños para poder comenzar a dar forma a su mandala. Al tratarse de elementos materiales movibles, podemos hacer diferentes creaciones: primero un diseño, después lo modificamos, quitamos algunos elementos, hacemos otro, etc.

Además del poder de relajación que produce la composición de un mandala y el aporte de serenidad, ayuda a la concentración de los pequeños, activa su poder creativo y la utilización de elementos naturales les acerca un poco más a la naturaleza, a la tierra.

 

Anaís Mamma Bear