Galletas para pájaros en libertad

Galletas para pájaros en libertad

Llevamos unos días de vacaciones de Navidad y, con los niños fuera del colegio y la guardería, ha sido el mejor momento para aprovechar, al máximo, el tiempo con ellos. Este año he podido coger unos días de vacaciones para cuando ellos ya estuvieran libres de clases y así no tener que ingeniármelas entre abuelos o canguros para cuidarles. Además, ya tenía ganas de estar unos días con ellos sin el estrés de horarios varios.

Como a papa bear le ha tocado trabajar, nos hemos quedado estas navidades en la ciudad así que hemos ido buscando planes urbanos.

Esta mañana teníamos programado ir a un espectáculo de payasos y taller de pinta caras al aire libre pero, como ha hecho tanto viento, lo tuvieron que aplazar ( incluso, una de las carpas se les rompió) por lo que tuvimos que cambiar de plan a otro más casero.
Al volver, pasamos por el supermercado y, delante de la comidas para animales, recordé una manualidad que vi en un libro de la biblioteca un par de años atrás: cómo hacer comida para pájaros de manera divertida para luego, poder ir al bosque, y dejársela colgada en las ramas de los árboles.

Para ello necesitamos:

– Una caja o bolsa de alpiste variado para pájaros
-Gelatina en láminas (un paquete)
-Almendras crudas
-Moldes para galletas
-Un poco de mantequilla para engrasar los moldes
-Pajitas
-Cordón o hilo (intentar que sean de colores de la naturaleza: verdes o marrones)
-Bandeja y papel de horno

¡Pues ya podemos empezar!

Poner la gelatina en láminas a calentar en el fuego con un poco de agua hasta que empiece a derretirse y mezclarse.

Cuando ya esté bien mezclado, pasar a un bol y echar toda la comida para pájaros. Remover bien.

Por otra parte, cogemos las almendras crudas y las troceamos con un mortero para que lo hagan lo peques, o, si lo preferimos, con un molinillo eléctrico con ayuda de algún adulto pero sin llegar a molerlas del todo.

Ponemos también las almendras troceadas con la mezcla de alpiste y gelatina. Removemos bien hasta que quede  bien mezclado.

Cogemos los moldes de galletas y extendemos mantequilla por los bordes de dentro.
Ponemos la mezcla del alpiste dentro de los moldes con papel de horno y una bandeja debajo.
Ahora pinchamos con una pajita en la mezcla, dentro de los moldes, para, al final, pasarle un hilo o cordón para colgar. Dejarlo secar al aire durante una noche y parte de la mañana siguiente.

Sacamos nuestra comida de los moldes, quitamos la pajita y les pasamos  el cordón para hacer un nudo en los dos extremos.

Ya están listas nuestras galletas para pájaros.

Ahora ya solo queda ir a la montaña o al campo y dejárselos en la ramas de los árboles o entre las plantas.

¡A todos nos ha encantado esta manualidad! Es fácil de hacer para los pequeños y sentirán que cuidan de los pájaros en libertad y tendrán una excusa para salir a la naturaleza y jugar mientras buscan sitios escondidos donde poner sus «galletas».