Diadema de flores para cumpleaños

Diadema de flores para cumpleaños

Después de casi 8 años haciendo la típica corona de princesa, reina o rey para celebrar los cumpleaños de los niñxs, esta vez se me ocurrió dar un giro al look de cumpleaños y hacer una diadema con flores que, además de lucir en ese día tan especial, podría acabar siendo un elemento más de decoración en la pared de la habitación de mi cumpleañera.

Ya que la idea era que la corona/diadema pareciera siempre recién hecha, decidí utilizar flores frescas que, al secarse, quedaran preservadas. La flores escogidas fueron las Siemprevivas en tonos lavandas, púrpura, magenta, amarillo y marfil (casi siempre las venden en esos colores y combinan a la perfección).


Para esta manualidad os pueden ayudar los peques o, si lo queréis como sorpresa de día de cumpleaños, podéis hacerlo vosotroxs mismxs y que sea también un regalo en ese día especial.

Para nuestra diadema de flores necesitaremos:

-Alambre fino (que se pueda cortar facilmente con tijeras)

-Flores frescas que queden preservadas al secarse

-Musgo artificial (para rellenar los huecos)

-Cinta de colores

-Pistola y barritas de silicona

Comenzaremos a dar forma circular al alambre del tamaño adecuado a la cabeza del cumpleañero/a y cortaremos el sobrante (con dos vueltas de alambre es suficiente para que quede semirígido).

Mientras enchufamos la pistola de silicona debemos ir cortando las flores con un poco de tallo que será la base que quede pegada al alambre.

Cuando la pistola esté caliente comenzamos a pegar las flores, una a una y siguiendo en contorno circular de la diadema.

Cuando la diadema ya cuente con todas las flores, deberemos pegar trocitos del musgo artificial entre flor y flor, donde hayan quedado huecos vacíos y pueda verse el alambre.

Finalmente, con la cinta de colores haremos un nudo y lazo que caerá por la nuca del niño/a.

También se puede añadir alguna mariposa pegada a un lado de la diadema, si se desea.

Y !Tachán!

Diadema de flores lista que no os costará más de media hora en hacerla.

Nuestra cumpleañera no quiso quitársela en toda la jornada y acercamos un poco la naturaleza y la magia de las hadas y del bosque a su día especial.

Anaís Mamma Bear