Crear un camino señalizado en el campo para no perdernos

Crear un camino señalizado en el campo para no perdernos

Una de las cosas que nos encanta hacer cuando vamos por senderos en el bosque, es contarles cuentos sobre árboles mágicos, duendes, gigantes y seres imaginarios que viven en el campo a nuestros hijos.

Pues esta vez que teníamos todo nuestro relato fantástico bien aprendido desde casa, en el momento que nos adentramos en el bosque, a Nora se le ocurre que les contemos, nada más y nada menos, que el Cuento de Hansel y Gretel y la casita de chocolate, que mira que es cruel de narices… desde el principio que los padres abandonan a los niños en el bosque hasta que empujan a una bruja dentro del horno encendido, pasando por el hecho de que dicha bruja les quiere engordar para comérselos… Vamos, una perla de cuento para un domingo familiar en el bosque.

Por supuesto, nos tocó edulcorar un poco la historia y a los niños les pareció muy interesante el hecho de que, a Hansel, se le ocurriera hacer un caminito desde su casa hasta el fondo del bosque con miguitas de pan.

Como la historia acabó centrándose en eso (¡menos mal!), decidimos crear nuestro propio camino hasta conseguir volver al coche que nos traería de vuelta a casa.

Pensando entre todos, descubrimos que lo mejor era hacer flechas que nos indicaran el camino con ramitas de diferentes tamaños que habían caído de los árboles.

Así lo hicimos y nos quedó un sendero muy bien señalizado y sin peligro de que ningún pájaro se lo coma, como ya pasó con las miguitas de pan del cuento (dichoso cuento…).
También, se pueden utilizar estas señalizaciones para llegar a un tesoro en el bosque, o para encontrar algo escondido.

Tampoco está nada mal que a los niños se les ocurra como señalizar el camino por el que pasan en bosque por si, alguna vez, fuera algo necesario.