C.R.A.R.C. (Centro de recuperación de anfibios y reptiles de Cataluña)

C.R.A.R.C. (Centro de recuperación de anfibios y reptiles de Cataluña)

En 1985 se inició la idea de formar un Centro de recuperación de anfibios y Reptiles en Cataluña y, desde hace unos 21 años la población de Masquefa, muy cerca de Vilafranca del Penedés y a una hora aproximada desde Barcelona, acoge en sus instalaciones este gran proyecto sobre la rehabilitación de reptiles y anfibios con la finalidad de devolverlos a su hábitat natural.

Hoy en día 5 trabajadores comprometidos con la causa componen el equipo humano del C.R.A.R.C. además de voluntarios y alumnos en periodo de prácticas ayudan en el centro mientras aprenden la importancia de este gran proyecto.

Nuestra idea de conocer más a fondo el C.R.A.R.C. era, sobretodo, para poder enseñar a nuestros pequeños que los animales deben vivir en libertad y que no podemos tener como mascota cualquier tipo de especie que se nos antoje para luego darnos cuenta que no podemos hacernos cargo de ellos. Queríamos enseñar a nuestros hijos cómo esta institución se encarga de cuidarlos y prepararlos para volver a la vida natural.

El centro está situado dentro del mismo pueblo de Masquefa. De lunes a viernes se encargan de hacer visitas guiadas escolares y a grupos organizados en donde cuentan a los pequeños el día a día de sus trabajadores y su beneficioso proyecto para vida de los reptiles y anfibios. Los fines de semana las visitas son para familias y se hacen por cuenta propia. Además de la visita, el C.R.A.R.C. ofrece la oportunidad de poder apadrinar a alguno de los animales que podemos ver el centro.

Al llegar y presentarnos en la recepción principal coincidimos con una chica que traía (tupper en mano) su propia tortuga de Florida para donar al centro ya que había crecido mucho y no podía hacerse cargo de ella. Muy buena presentación para conocer parte de la procedencia de la cantidad de tortugas, anfibios de reptiles que iríamos viendo a continuación.

Además de las propias personas que no pueden hacerse cargo de los animales que un día decidieron tener como mascota pero desean que tengan una vida mejor, otros de ellos llegan al centro gracias a llamadas de vecinos o autoridades que se encuentran estas especies en lugares tan curiosos como patios interiores de bloques de pisos (como algún caso de serpientes), calles de Barcelona o árboles de la ciudad (casos de lagartos también), o Collserola, el Río Besós y Castelldefels (en el caso de los caimanes del C.R.A.R.C.).

La visita cuenta con un itinerario bien señalizado y fácil de seguir. Además de ir viendo la variedad de especies con las que cuentan, la biodiversidad de la vegetación de cada uno de los lugares por los que pasamos nos llama positivamente la atención y nos damos cuenta que, mientras los animales estén en el lugar, cuentan con espacios de lujo (al fin y al cabo, de eso se trata, de intentar crear un ecosistema favorable para sus vidas e ir acostumbrando a la especie para cuando puedan ser devueltas a su hábitat natural y salvaje).

En este caso también es muy importante que los mayores vayamos leyendo las curiosidades de cada caso y de la especie que vemos en los carteles informativos para poderles ir explicando a nuestros pequeños y aprendan lo máximo posible del centro, del proyecto y sobretodo, sepan que esto no es un ZOO para exponer animales sino que todas las instalaciones están dedicadas a la puesta en libertad de sus animales o, en su defecto, al estudio de la especie o repoblación de los que se encuentran en peligro de extinción.

Al principio los pequeños pueden observar a las tortugas mediterráneas y las de Florida (incluso, a éstas, situadas en un gran estanque se les puede dar de comer). Cada uno de los habitáculos cuenta con un gran cartel en donde se explican curiosidades de cada especie, cómo llegaron al centro o en qué ciclo se encuentran antes de ser puestas en libertad (aislamiento preventivo de dos meses como mínimo, cercados de acogida, etc.). En Cataluña, los lugares escogidos para su puesta en libertad son el Parque del Garraf y el Parque Natural de la Sierra de Montsant.

Después de pasar por la primera zona de las tortugas ya llegamos a los reptiles y anfibios que más “respeto” nos dan a los adultos: es el caso de los cocodrilos, caimanes, serpientes y lagartos varios.

Debido a que se trata de un centro-organización sin ánimo de lucro, los ingresos a través de las visitas escolares y familiares, de la tienda y donaciones se destinan al mantenimiento de las instalaciones y alimentación de todos los animales (que no son pocos). Además, nos llama positivamente la atención que algunos de los agricultores de la zona aportan parte de las hortalizas de sus huertos como alimento para los reptiles y anfibios del C.R.A.R.C.

Casi al final del bien señalizado recorrido y apto para carritos de bebés encontramos una pequeña zona de picnic con una fuente y baños.

Al final, volvimos por donde habíamos comenzado en la recepción y nuestros pequeños quisieron comprar un par de detalles de la tienda ya que sabían que ese dinero iría destinado a que los reptiles y anfibios del centro puedan seguir viviendo de una manera digna hasta ser puestos en libertad.

Así que ya sabéis, si queréis que vuestros hijos conozcan este proyecto tan interesante no dudéis en pasar por el C.R.A.R.C.

No solo disfrutarán los pequeños sino que los mayores también aprenderemos muchas e interesantes curiosidades.

Contacto:

C.R.A.R.C

Centro de recuperación de reptiles y anfibios de Cataluña

Dirección: Avda del Maresme 45

08783 Masquefa

Teléfono: 93 7726396

Email: crarc@amasquefa.com

Facebook: www.facebook.com/pages/crarc

Web:     www.amasquefa.com/crarc

http://www.crarc-comam.net/