Bolsa del bebé para el hospital

Bolsa del bebé para el hospital

Acabamos de entrar en la semana 32 de embarazo y ahora que tengo un poco más de tiempo (por las mañanas… que las tardes y fines de semana son 100% para los otros dos peques) ya he decidido que era el momento de hacer la bolsa de Vera para el hospital.
Es la tercera vez que me toca esta tarea y, sin embargo, he tenido que volver a hacer lista e intentar recordar todo lo que fue necesario las otras dos veces y lo que acabó sobrando y no usé.
Aquí os doy algunas pautas de lo básico que hará falta y cómo lo he gestionado.

Primero de todo, creo que a partir del mes 7 o 7 y medio como máximo deberíamos tener la bolsa del bebé y la nuestra para el hospital lista. Puede que aun parezca un poco pronto pero hay que ser previsor y el hecho de tenerlo ya listo os dará mucha tranquilidad cuando veáis que se acerca el momento. Tampoco hace falta tener las bolsas dos meses antes en la puerta de casa y chocaros con ellas cada vez que entréis y salgáis, pero sí todo organizado dentro.

En mi caso he dividido la bolsa en dos partes: aseo y puericultura; y ropita.
Tomad en cuenta que estaréis unas dos noches en el hospital si vuestro parto es natural y unas tres noches si se trata de cesárea (también depende de cada caso).
Tenéis en el mercado infinidad de bolsas a la venta perfectas para el hospital. Todas son aproximadamente de la misma medida. No deberíais necesitar más de una, si no, seguro que algo os sobra.
En mi caso, la bolsa que llevo para Vera es una bolsa de tela que ya la usé con mis otros dos hijos, algo antigua pero a la que tengo mucho cariño y me da mucha pena sustituir.

Pero pasemos a lo que importa: el interior.
Aseo y puericultura:

-Pañales Talla 1 (si dais a luz en hospital privado, seguramente os faciliten los pañales pero si lo hacéis en hospital público, deberéis llevarlos vosotros. Entre 8 y 10 serán suficientes).
-Esponja y jabón neutro (aunque cada mañana las enfermeras bañen a vuestros bebés, cada vez que cambiéis el pañal deberéis limpiar bien la zona. Siempre mejor con agua tibia y una esponja que con toallitas húmedas)
-Crema para el pañal (para que no se irrite la zona. Os recomiendo Bephantol. Perfecto para pieles sensibles y atópicas)
-Toalla tipo tocador y bidet (para secar a vuestro bebé del aseo y después del cambio de cada pañal)
Toallitas húmedas (éstas yo las llevo por si el bebé se vomita encima o os mancha a vosotras, para limpiar un poco la zona, sobretodo si en ese momento hay alguna visita).
-Gasitas (para limpiar el ombligo de vuestro bebé)

-En cuanto a la ropita:

Bodys (unos 4 o 5. De manga corta en el caso de verano y manga larga si es invierno. En los hospitales siempre hace calor, sin embargo, la temperatura corporal de los bebés es diferente y también cambia radicalmente de un momento a otro. Sobretodo que los bodys lleven corchetes por los lados y no se tengan que meter directamente por la cabeza. Vamos a hacerlo lo más fácil posible…)
-Pijamitas (unos 3 o 4 por si alguno se mancha)
-Peleles (unos dos peleles para ponerlos guapos durante el día. Para mí, los peleles es el tipo de ropita para bebé que me parece más cómoda y más me gusta. Sobretodo, con corchetes en la parte de las piernecitas)
-Conjuntos formados por camiseta y polaina (con dos es suficiente. Que las camisetas se abran por los lados con un lazo, botón o corchetes)

1 arrullo o muselina (dependiendo de si el bebé nacerá en verano o invierno. Para taparlo cuando cojáis al bebé, si dais un paseo por el pasillo del hospital o incluso, para taparos vosotras si estáis dando de mamar y tenéis alguna visita con la que no tengáis mucha confianza).
-Dos gorritos (Imprescindibles. Los bebés cogen frío por la cabeza y aún la tienen blandita. Siempre su gorrito puesto)
-Primera puesta ( Cuando nazca el bebé y se lo lleven a vestir hasta que a vosotras os suben a vuestra habitación os pedirán su primera puesta. Tenedla lista en una bolsita a parte de las demás prendas de ropa para poder darla a la enfermera en el momento necesario. En mi caso, la primera puesta que tenemos lista es la misma que usaron sus dos hermanos al nacer y se compone de un jersey abotonado por detrás, unas polainas y un gorrito. Todo blanco)
-Manoplas (Opcional. En mi caso no llevo y nunca hemos usado)
-Calcetines (solo si alguno de los conjuntos no lleva polaina y es pantalón hasta el tobillo)

Para las tallas de la ropa deberá ser a vuestro criterio dependiendo del peso que vaya tomando vuestro bebé y os digan en los controles y ecografías. Talla 1 mes es perfecto. Si vuestro bebé va a ser muy grande podéis optar por talla 1-3 meses.

Y toda la ropita lavada con detergentes neutros, sin suavizantes (que contienen muchos perfumes y tóxicos) y sin las millones de etiquetas kilométricas que las marcas creen que nos hacen falta).
Tampoco os preocupéis si en un momento veis que os hace falta algo. No estáis perdidas en medio del amazonas sin recursos. Si hay algo más que necesitáis durante esos días, podéis pedir a algún familiar o amigo que os lo lleve al hospital cuando vengan a veros. Estarán encantados de ayudar.

Para finalizar, lo más importante al hacer la bolsa del bebé es hacerlo tranquilas, pensando en cada ropita que pondréis a vuestro peque mientras lo vais doblando con cariño, proyectando mucho amor. Es un momento vuestro, único que vais a transmitir a vuestro bebé. Que se sienta querido y seguro y sepa que cuando nazca, todo saldrá bien y siempre tendrá mucho amor.

Anaís Mamma Bear