Aprendemos a contar utilizando hojas de árboles

Aprendemos a contar utilizando hojas de árboles

Hoy os enseño en este post una divertida manera de cómo trabajar con los peques para que adquieran la habilidad de contar y además, a practicar la motricidad fina.  Para los niños y niñas más mayores pueden colaborar en la realización de la manualidad (en este caso las tarjetas con números).
Aprendemos a contar con fichas que hemos hecho a mano reutilizando cartón de alguna caja que tengamos por casa y hojas de árboles o arbustos que lxs niñxs han recogido previamente. Y es que recitar los números de memoria no es lo mismo que saber contar por lo que, con este ejercicio podremos trabajarlo de una forma más atractiva. Al recitar números, los niños y niñas solo memorizan una secuencia y contar es el primer paso para más adelante poder realizar operaciones matemáticas. Poco a poco irán adquiriendo esta habilidad y cada vez lo harán con más soltura. También lo planteamos de tal manera que deben insertar cada una de las hojas en una hilera hasta completar el número que marca la ficha. Así, además de trabajar las matemáticas, trabajan la motricidad fina (un práctica perfecta para estas edades).

Para realizar las fichas solo necesitaremos cartón recortado en la forma que os parezca más atractiva para el niño o niña (en nuestro caso, hemos decidido formas de nubes para que sean suficientemente grandes para insertar números algo más elevados y que tenga cabida ese número de hojas, pero que también quede una forma atractiva visualmente para los peques. En cada una de las fichas deberemos apuntar el número a practicar.

Dependiendo de la edad se trabajará con unos número u otros y se intentará incrementar el número a medida que vayan aprendiendo a contar números cada vez más altos. Además, añadiremos un hilo o cuerda de lado a lado de la ficha donde se irán insertando las hojas a modo de ábaco. En cuanto a las hojas como material manipulativo, sería lo más conveniente ir al bosque o campo, darles una cesta y que ellxs mismxs recojan las hojas para la actividad. Así estarán un buen rato disfrutando de momentos buenos en la naturaleza. Como pauta a tomar en cuenta deberemos informarles que las hojas deberán ser algo finas y alargadas. De esta manera cabrán varias en una misma ficha.

Una vez tengamos todas nuestras hojas recién recogidas, deberemos agujerear cada una de ellas por el borde superior (por la parte del tallo) con una perforadora de papel. Si lleváis todo el material preparado al bosque además de la perforadora, podréis hacer la actividad en el mismo y después ya llevar las fichas a casa para próximas veces.

Anaís Mamma Bear