2 barquitos veleros

2 barquitos veleros

Esta semana he recordado una manualidad que me enseñaron en el colegio cuando era pequeña: a hacer un barquito velero con la cáscara de una nuez y un poco de plastilina. Esta “elaboradísima” manualidad tenía que transmitirla a mis hijos…También quería utilizar algún otro material para hacer otro barco diferente y, por internet encontramos una opción súper económica como es la de un barco velero con una esponja como base.
Tanto uno como otro son facilísimos de hacer y rápidos (incluso para los más pequeños). Para ello solo necesitamos:

Barco con cáscara de nuez:

  • Media cáscara de nuez
  • Un trozo pequeño de plastilina
  • 1 palillo
  • 1 trozo de tela o papel
  • Tijeras

Lo más importante para la realización de este barco es conseguir no destrozar la cáscara de la nuez al intentar romperla y separarla por la mitad. Por lo que, mejor comprar más nueces de la cuenta… Solo por si acaso…

Rellenaremos la base de la cáscara de la nuez con plastilina. Es en este momento cuando podemos aprovechar toda esa plastilina que han mezclado los niños de varios colores y ha acabado mutando a un dudoso color pero, que aún nos resistimos a tirar porque sigue haciendo su función.

Después, solo tenemos que pinchar el palillo en la plastilina a modo de mástil e incorporaremos el trocito de tela o papel como vela en el extremo superior del palillo.

 

-Barco con base de esponja:

En este caso utilizaremos:

  • Una esponja. Lo mejor es usar una esponja para lavar los platos ya que tiene una parte de base más rugosa que flota durante más tiempo en el agua. La base más suave, si está mucho tiempo en remojo, acaba por hundirse y nuestro barco acabaría siendo el Titanic en modo low cost.
  • Un palo de madera de helado
  • Tela o papel para la vela
  • Cinta adhesiva
  • Tijeras
  • Un pequeño dibujo de algún personaje que les guste a los niños imprimido en papel o, incluso, algún muñeco pequeño y de poco peso para hacer de capitán de barco.

 

En el medio de la esponja deberemos hacer un corte para poder ajustar dentro el palo de helado.

En la parte superior del palo-mástil pegaremos con cinta adhesiva nuestra vela. Si hemos decidido hacerlo con tela, podemos pegarlo con la pistola de silicona o con cola blanca.

Entre la base de esponja y el palo también pegaremos el dibujo imprimido de nuestro capitán o, si hemos escogido un muñeco, se puede ajustar al mástil con una goma.

 

 

¡Y nuestros barcos ya estarán listos!! Habremos tardado solo unos 10 minutos en hacerlos por lo que los más pequeños no se cansarán y luego, ya podemos aprovechar para jugar a piratas en un río, charco o, si no queremos salir de casa o el tiempo no nos lo permite, una bañera, o un barreño con agua serán también el océano perfecto para nuestra aventura pirata.